Tutiempo.net
El adios de Rodrigo Mora, el goleador que le daba alegría al vestuario El adios de Rodrigo Mora, el goleador que le daba alegría al vestuario
Durante sus vacaciones y rodeado de amigos, el uruguayo evaluó que no valía la pena seguir sufriendo. El grupo pierde a uno de sus... El adios de Rodrigo Mora, el goleador que le daba alegría al vestuario

Durante sus vacaciones y rodeado de amigos, el uruguayo evaluó que no valía la pena seguir sufriendo. El grupo pierde a uno de sus referentes.

Fue un lunes opaco y gris en Punta del Este. Con mucha lluvia. Y no resultó un día más en la vida de River. Fue el primero del comienzo del trabajo en la pretemporada antes del inicio de la actividad oficial de este 2019, y el primero con un histórico menos del ciclo de Marcelo Gallardo. Ya no está Rodrigo Mora, quien el domingo anunció su retiro del fútbol, cansado de sufrir los dolores en su cadera tras la necrosis aséptica de fémur que sufrió a mediados de 2017. Con él se va una cuota importante de esa alegría que suele tener este grupo de River, que ya lo extraña. Y que también lo seguirá apoyando.

“Fue un placer compartir muchos años con vos Botija!!! Este grupo te va a acompañar siempre!!! Gracias por todo Bo”, escribió en su cuenta de Twitter Leonardo Ponzio, a modo de dedicatoria para Mora. El mensaje del capitán de River resume lo que sus compañeros sienten por Rodrigo. El resto también le dejó frases de aliento y de agradecimiento tanto en Twitter como en Instagram. Como Javier Pinola, quien le dejó un sentido mensaje: “Idoloooo, se te extraña ya! La vida le da sus peores batallas a sus mejores guerreros y vos sos uno de ellos. Siempre hay que ir salteando obstáculos y vos lo vas a hacer una vez más porque si de luchar se trata, ¿quién mejor que vos? Acá vamos a estar siempre para vos amigo. Palabras para agradecerte todo lo que representas como persona no hay. Te quiero mucho, ídolo!”. Y Mora dio las gracias haciendo capturas de pantalla. También con los hinchas, que lo llenaron de mensajes. Es que el uruguayo no solo se ganó el cariño y el respeto de sus compañeros. También, de la tribuna.

Mora marcaba muchas veces el pulso del vestuario, ya fuera en los entrenamientos o en los partidos. Siempre con una sonrisa o alguna salida que hacía matar de risa a todos y, a veces, enojar a algunos. Pero al toque se les pasaba. “A veces lo quería abrazar y otras matar. Aunque enseguida me daban ganas de abrazarlo de nuevo”, comentó un integrante del grupo. Y otro agregó: “Voy a ser poco objetivo porque lo quiero mucho. Pero es así. Es imposible no quererlo”. Todos lo quieren. Desde Marcelo Gallardo hasta el último de los utileros. También Mora se encargaba de poner música en el micro. Y él hacía sonar cumbia (“Damas Gratis” sobre todo, uno de sus grupos preferidos) y reguetón. Habrá que ver ahora quién toma esa posta.

Mora tomó la decisión de retirarse durante sus vacaciones, casualmente aquí en Punta del Este, donde estuvo rodeado de algunos de sus amigos de siempre (Plancha, Gerardo, Heber, Chuchen, Darío, Renato, Berreta, elMacho Núñez, Pedemonte y Choco) y de su hijo Máximo, que vive con la madre en Montevideo. Rodrigo cerró el 2018 con dudas respecto a su futuro. Dependía de cómo se sintiera en el momento del descanso. Pero los dolores en la cadera no solo no cesaron, sino que se incrementaron.

Le comunicó su decisión a Gallardo horas antes de que River volviera a los entrenamientos. Y desde el club hubo hermetismo hasta que lo anunciara él públicamente por respeto. El impacto se sintió pero no hubo sorpresas. En Núñez intuían que iba a ser difícil que siguiera jugando.

Para el Muñeco fue un jugador especial. El lo recuperó cuando asumió el cargo a mediados de 2014 y Morita estaba exiliado en la Universidad de Chile luego de que Ramón Díaz lo excluyera del plantel seis meses antes. Y a mediados del año pasado, el Muñecotambién fue clave para que renovara cuando surgieron diferencias con la dirigencia. “¿Dónde vas a estar mejor que acá? Quedate”, le dijo. Y públicamente aseguró que esas diferencias se salvarían y Mora seguiría jugando en River. Al otro día, Rodrigo firmó un nuevo contrato por dos años, que incluía una cláusula de una posible despedida en el Monumental que organizaría él con una productora.

Sin embargo, después de una recuperación de ocho meses y un regreso casi milagroso tras la operación en la cadera (fue el 22 de junio de 2017) y luego de caminar con muletas, los dolores volvieron y no se fueron más. Hasta que dijo basta. “El sufrimiento y el dolor son constantes y ya no puedo. Di hasta lo que no tenía y hoy tengo que enfrentar la realidad. Ya no puedo seguir jugando al fútbol”, admitió Mora cuando el domingo a la noche, bien tarde, anunció su retiro.

A menos de un mes de haber vuelto a ganar la Copa Libertadores. Tras la ilusión por esa recuperación milagrosa y un debut actoral (participó en el último capítulo de la segunda parte de la serie “El Marginal”) que le había hecho muy bien. No se descarta que en los próximos días visite al plantel aquí en Punta del Este porque tiene la idea de venir unos días a Uruguay. Ya no como jugador, pero con el recuerdo de haber dejado una huella.

Fuente: Clarin

No hay comentarios aún.

Sé el primero en dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *