Tutiempo.net
Un preso pidió cambio de cárcel porque se «autopercibió mujer»: embarazó a una detenida Un preso pidió cambio de cárcel porque se «autopercibió mujer»: embarazó a una detenida
«Gabriela Nahir» fue alojado en un correcional femenino. Familiares de las internas se quejaron porque se paseaba sin ropa en el pabellón. Un hombre... Un preso pidió cambio de cárcel porque se «autopercibió mujer»: embarazó a una detenida

«Gabriela Nahir» fue alojado en un correcional femenino. Familiares de las internas se quejaron porque se paseaba sin ropa en el pabellón.

Un hombre que estaba detenido por violencia de género y aseguró autopercibirse mujer, solicitó que lo cambiaran de penal. Una vez instalado en una penitenciaría femenina mantuvo relaciones sexuales con una de las internas y la dejó embarazada. El insólito hecho tuvo lugar en la prisión de Bouwer en Córdoba.

«Hace un par de meses, un defendido mío se autopercibió mujer y realizó el trámite ante el Registro Cívico y la ley lo asistió: pasó a llamarse Gabriela Nahir», contó el abogado Juan Domingo Gacitúa a Canal 12 de Córdoba. «No hay exámenes psicológicos ni nada y la persona puede ir y volver cuantas veces quiera. Es peligroso», agregó el letrado.

Con nuevo nombre, la Justicia ordenó trasladar a «Gabriela» al correccional de mujeres. Allí mantuvo relaciones sexuales con una de las internas y la dejó embarazada. Además, varios familiares de las detenidas se quejaron porque «se paseaba como Dios lo trajo al mundo».

Gacitúa remarcó que esta situación es un llamado de alerta sobre el vacío legal que existe para estos casos: «El chico cuando sale se puede autopercibir hombre. Puede ir y volver cuantas veces quiera. Ahí hablamos de la liviandad de la ley», afirmó.

En tanto, un juez liberó al preso por considerar que cumplía con las condiciones para ello, la mujer embarazada tiene todavía por delante una larga condena y a raíz de su estado de salud podría conseguir la prisión domiciliaria.

Fuente: Minutouno

No hay comentarios aún.

Sé el primero en dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *