Tutiempo.net
Violencia de género: fue a buscar a su hijo y terminó brutalmente golpeada y detenida Violencia de género: fue a buscar a su hijo y terminó brutalmente golpeada y detenida
Los agresores son integrantes de la policia de Corrientes. La victima espectoraba y orinaba sangre sin embargo no le tomaron la denuncia. El oficial... Violencia de género: fue a buscar a su hijo y terminó brutalmente golpeada y detenida

Los agresores son integrantes de la policia de Corrientes. La victima espectoraba y orinaba sangre sin embargo no le tomaron la denuncia. El oficial de guardia le exigió que se saque la remera para ver los golpes, la mujer se negó, fue esposada y encerrada en una celda.
Dos integrantes de la fuerza policial de la provincia de Corrientes, fueron denunciados por violencia de género mientras que un tercero podria estar comprometido por el incumplimiento de su labor de funcionario publico.

Todo ocurrio cuando Gabriela, una mujer de unos 28 años de edad se presentó el jueves 27 de octubre en el domicilio de su ex pareja y padre de su hijo, el sargento Correa. Ambos habían pactado con el hombre, retirar al niño en ese horario.

Según la declaración de la víctima, cuando Correa abrió la puerta comenzó a agredirla y a decirle que no le iba a entregar al menor. La excusa del sargento era que la mujer estaba alcoholizada y en esas condiciones no se lo iba a llevar, cerró la puerta y la dejo afuera. «Comencé a golpear la puerta llamando a mi niño, mi ex salio me tomó de los brazos, comenzó a insultarme y golpearme. A la agresión se le sumó su actual pareja, de apelligo Hermosilla de 23 años», relató la víctima.

En la denuncia formulada por Gabriela, agregó que una tercera persona identificado como J. Correa, ex cuñado de la víctima, también efectivo policial, la tomó de los brazos y también la golpeó.

La joven logra zafar de los golpes, corre y en su huída encuentra a un grupo de chicos, quienes le pide un teléfono para llamar a la comisaría.

Allí comienza otra historia porque al llegar la Policía, Gabriela es trasladada al hospital en una patrulla. En el nosocomio la recibio un médico de guardia de apellido Romero, quien luego de hablar con los policías, habría extendido un certificado asegurando que la joven estaba alcoholizada. No le realizo ningún test de alcoholemia que avale lo escrito.

La patrulla regresa con la victima nuevamente a la comisaría, el oficial de turno de apellido Torres la traslado hasta una sala y le ordenó que se levante la remera para chequear los golpes, por temor la mujer se negó rotundamente a hacerlo, como respuesta fue insultada esposada y encerrada en un calabozo.

A la mañana siguiente, para recuperar la libertad, debió pagar una «fianza» de $2.300 pesos por la «contravención y los disturbios»: Tampoco le extendieron un recibo de por el pago de la supuesta caución.

Por tercera vez fue trasladada al hospital local, esta vez fue atendida por un doctor de apellido Blanco, quien en su informe informo sobre la existencia de golpes en todo el cuerpo. Como Gabriela orinaba y escupia sangre ordenó un chequeo completo. En su informe advierte a los efectivos policiales que la joven había sido agredida.

Finalmente pudo radicar formalmente la denuncia penal contra su expareja, acompañada y asistida por María Claudia Romero Valdez, coordinadora del Centro de víctimas de violencia de género y de una funcionaria policía,

Gabriela había pasado, 10 horas en esas condiciones físicas y detenida por orden del oficial de guardia, quien se había negado a tomar la denuncia, según argumentó: «Para no perjudicar a sus camaradas».

Lo insolito del caso es que hasta el momento ninguno de los agresores fue detenido o suspendido o separado. Continúan en actividad en sus funciones.

Fuente: Minutouno

No hay comentarios aún.

Sé el primero en dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *